sábado, 7 de mayo de 2011

Capitulo 2

Al llegar a mi casa, intenté escapar de mi madre. Lo que no me fue posible.

- ¡Hijas, vamos a la sala de estar! – dijo ella en cuanto cruzamos la puerta, y yo fui resignada. – aún nos falta tiempo para cambiarnos para la cena. - Si, otro tonto cambio de ropa, sólo para cenar.

La primera en entrar al salón y sentarse fue mi madre, y después nos sentamos nosotras. Madre nos miró una, a una, y al final clavó los ojos en mí.

- Mi querida Anna…- comenzó -…el duque –

- Solamente se disculpó si la reunión me incomodaba – dije molesta –

- Bueno – dijo madre riendo y moviendo su mano como despreciando lo que acababa de decir, y Marianne me tomó la mano tranquilizadoramente – no les quitaban los ojos de encima…-

En ese momento, para mi salvación, llegó mi padre.

- Señora Ferdinand, quisiera que fueras a consultar con la cocinera los menús que daremos la semana próxima para el duque y el marqués…-

- ¡Claro! – dijo ella emocionada – excelente idea…que cenen aquí después de la caza… ¡OH querido! – y se levantó y salió de allí rápidamente – ustedes, vayan a cambiarse para la cena –

- Si mamá – dijimos todas y nos dirigimos arriba.

Estábamos Louise y yo en la habitación que compartíamos, intentando elegir un vestido, cuando las puertas se abrieron y las mellizas entraron emocionadas.

- ¡Esperen! – dijo Emilie y salió del cuarto de nuevo, regresó unos 2 minutos después con Sunny y cerró la puerta, las mellizas y Sunny se sentaron en la cama, Marianne estaba recargada en el closet y yo estaba en una de las sillas del tocador -

- ¿Y? – dijo emocionada Heather mirándome –

- ¿Y qué? – Dije con una sonrisa – ya se los dije, me pidió una disculpa por las molestias causadas… –

- Es raro – dijo Louise interrumpiéndome –

- ¿Qué? – dijo Heather –

- Querrás decir quién hermana – dijo Sunny –

- Exacto…el duque de Edimburgo – continúo – primero, lo de la disculpa, primeramente, Victoria, ¿por qué te apartó sólo para eso?...sabía lo que los demás pensarían, además rechazó la invitación de padre –

- Puede que no le guste cazar…- dijo Emilie –

- ¿Y qué opinan de los demás? – dijo Heather –

- ¿De él Marques de Bath? – dijo Emilie y en ese momento, tanto Louise, como Sunny se sonrojaron.

- Yo soy Sir James Paul McCartney, Marqués de Bath – dije imitando la voz y la postura de Paul, las mellizas empezaron a reír, pero Sunny se quedo seria.

- ¡Anna! - dijo Louise -

- ¡Louise! – dije en el mismo tono que ella, lo cual provocó la risa de todas, incluyendo a Sunny.

- ¿Creen que Lord John compre la casa? – preguntó curiosa Louise cuando dejamos de reír.

- Se acabarían nuestras excursiones…- dijo triste Heather y Emilie asintió.

- Sigo creyendo que es ostentosa…- dijo Sunny reflexionando – y creo deberíamos de ir a cambiarnos ya, mamá se enfadará.

- Es cierto – dije mirando a las mellizas y ambas se levantaron con desgana y fueron a la puerta, seguidas de Sunny. Louise por fin escogió un vestido y nos cambiamos.

Odie la cena tanto como odie la reunión, madre se pasó hablando de los Asher, y de los Boyd, y de sus hijas.

- Pero ellos viven al lado nuestro – dijo satisfecha Lady Rachel – y eso es una gran ventaja – después de evaluar todos los pros, y contras.

- Quizá mañana podríamos darles un pedazo de terreno Señor Ferdinand, tal vez así se quedaría con Anna… - le dije en voz baja a Marianne quien contuvo la risa.

Nos retiramos a dormir, y cada una escribió en el diario que nos había dado padre en navidad. Todos tenían el mismo escrito en la primera hoja, con la letra de mi padre.


"Dulce amiga, recibe mi oferta.
Tú encontrarás, en cada página en blanco:
Un espejo de las mentes amigables
Reflejando eso, nos conocemosHacedlo, corazones queridos, que valga la pena
Deja que las páginas en blanco sean la tierra,
La tinta sea la semilla, creciendo como oídos de oro
Que de fe y esperanza se alimentan."

Nos pidió a cada una especialmente que llenáramos sus páginas, que escribiéramos cada día, y felices todas lo prometimos.

Hoy no tenía muchas ganas de escribir, pero volteé las páginas, encontré el lugar donde empezaban las páginas en blanco y escribí:

"1 julio.

Hoy llegaron Sir Paul, Lord John y Lord Stewart... ¿cambiará esto algo?"

Dejé de escribir y pensé en esa pregunta, mire a Marianne que pasaba la pluma rápidamente por su diario con una sonrisa. Guardé el diario y me prepare para acostarme.

- Ya Louise, cierra eso – dije – mañana no querrás levantarte. Ella sonrió, y cerró su diario.

Se recostó en su cama.

- Annie…- dijo cuando apagué la luz – si nos casamos las extrañaré mucho…-

- ¿Pensando en matrimonio Louise? – dije riendo mientras me acostaba –

- No…- dijo ella, y se giró – buenas noches Annie.

Me quedé recordando la única de las veces que Marianne se opuso a algo que dijeron mis padres. Cuando cumplí los 12, querían separarnos de habitación a todas, así que ella lloro y rogó.

- Pero… ¿si vienen huéspedes que dirán? – dijo madre - ¿Qué no tenemos suficiente dinero para que cada una tenga una habitación? –

- Bueno señora Ferdinand, - dijo mi padre sonriendo – quizá si cuando invitemos gente ellas durmieran en habitaciones separadas…-

Con eso mi padre había resuelto todo, y cuando llegó el turno de las mellizas, que estaban con Sunny, pasó exactamente lo mismo. Emilie lloró hasta que le aseguraron que no la separarían de Heather y de Sunny.

No sé cuando me quedé dormida pensando en esto.

Mientras tanto, en la casa solariega de Sir Paul McCartney, los caballeros hablaban mientras tomaban el oporto que se servía después de la cena.

- La familia Ferdinand es agradable – dijo Stuart, mirando al fuego –


- Lady Anna es diferente – sonrió Lennon – la encontré corriendo en el bosque con Lady Marianne – sonrió, estaba toda sucia –


- ¿Lady Anna? – preguntó Paul –


- Lady Marianne – dijo John – se había caído –


- Que torpe – dijo Stuart y comenzó a reír –

- Ya, - dijo John - ¿pero viste la cara de Lady Anna al llegar aquí? –


- Si – dijo Paul – parece que preferiría caminar descalza por todo Londres antes de venir aquí. –


- ¿Pero vieron a Lady Heather y Lady Emilie? – dijo Stuart – son todas sonrisas, - dijo abriendo una caja de puros – parece que tienen un carácter muy alegre. – dijo sonriendo.


- Y parece que las aburrimos – dijo John – aunque debo aceptarlo, fue una hora del té algo incomoda.

- Si…- dijo Stuart – y Lady Susan…-


- Me parece muy interesante – dijo Paul al instante sonriendo –


- Conozco esa sonrisa James – dijo Lennon riendo –…y a propósito de sonrisas Stuart… ¿Qué le dijiste a Lady Anna? –


- Que sentía mucho la incomodidad.- respondió Stewart, que trataba de evitar ese tema.


Paul y John lo miraron y sonrieron levemente.


- Eso ni tú lo crees, Stu. –


- Es en serio – dijo él – ustedes saben que esto me incomoda a mi también –


- Bueno…Stu- dijo John sarcásticamente –


- Una boda con alguna de esas chicas nos convendría - dijo Paul después de reflexionar un rato – después de todo, son de la nobleza, y son unas chicas muy…-

- ¿Guapas? – dijo John riendo –


- Cielos McCartney…pareces casamentera – dijo Stuart –


- Creo que Lady Heather y Lady Emilie son mellizas – dijo John –

- John, no son iguales – dijo Paul pensando en el cabello castaño de Heather, y el cabello obscuro de Emilie -


- No tienen que ser iguales Paul – dijo Stuart – además hacían los mismos gestos al mismo tiempo –


- E iban vestidas iguales…- dijo John - un lindo color… - y sonrió para sí –


- Un lindo color el de Lady Susan y el de Lady Marianne – dijo Paul sonriendo – Stuart se levantó.


- Bueno…- dijo – yo me retiro caballeros –


- Está bien Stewart – dijeron ambos, y Paul se incorporó


- Yo subiré también Winston, - dijo dejando su vaso de Brandy en una mesa – buenas noches. –


Pronto la propiedad McCartney se sumió en el silencio.


Al día siguiente, íbamos a dar un paseo en el pueblo. Pero ninguna de mis hermanas estaba lista, todas iban de un cuarto a otro, pidiendo listones una a la otra, peinándose diferente y viéndose al espejo.

- Annie…- dijo Marianne entrando al cuarto – préstame tus zapatos…-

- Solo es un paseo Louise – dije mientras la observaba buscar –

- ¿Dónde están? – dijo comenzando a desesperarse -

- Los tengo en la mano Louise – dije divertida –

- ¡OH! ¡Gracias Annie! – dijo quitándomelos rápidamente –

- ¡Bajen ya! – gritó Sunny desde las escaleras, y todas bajamos rápidamente por las escaleras, y salimos de la casa y subimos al carruaje.

Bajamos en el centro del pueblo, y comenzamos a caminar. Enfrente de la plaza central estaban Patricia Anne Boyd y Jane Asher charlando.

- Esa riquilla… – dijo en voz baja Susan –

- ¡Que no nos vean! – dijo Emilie, y en ese momento voltearon

- No…- dijo Marianne mirando hacia el cielo - ¿por qué? –

- ¡Lady Anna! – dijo Jane acercándose –

- Miss Jane…- dije forzando una sonrisa – Miss Patricia…- y ellas se inclinaron –

- ¿Supieron las nuevas? – dijo Patricia sonriendo –

- Llegó al pueblo… - dijo comenzando Jane, pero Heather la interrumpió

- Lord John Lennon… -

- Sir Paul McCartney … - dijo Emilie

- Si…- dijo Jane – ¡se rumorea que darán un baile!

- Dicen que son muy guapos – dijo feliz Patricia, y gracias a Dios, llegó su madre –

- Lady Anna – dijo inclinándose también, como odio ser la mayor –

- Mrs. Asher – dije sonriendo –

- Jane, debemos irnos querida, y ambas junto con Patricia se marcharon –

- Pero mira quienes van por ahí – dijo sonriendo Emilie –

John, Paul y Stewart se bajaban del carruaje. Marianne se pellizcó las mejillas, Susan se acomodó el cabello y las mellizas se acomodaron el vestido la una a la otra

________________________________________________________________________

(Entran George y Richard al blog)

George: Buenas tardes, damas y caballeros

Richard: Las escritoras hoy no se encuentran...

George: Ya que huyen en sus caballos.

Richard: Y nos pidieron el favor de presentar el capitulo hoy

George: Aunque no salgamos aun...

(Entran las mellizas Heather y Emilie)

Mellizas: ¡Hola! Nuestras hermanas, nos enviaron para...

(Heather, Emilie, George, y Richard se miran)

Heather: ¿Quiénes son ellos Emilie?

Emilie: ¡Es una trampa! ¡CORRE!

Mellizas: ¡AAAAAAAAAAAAAAAHHH!! (se levantan un poco los vestidos y corren)

George y Richard: ¡Esperen!

(corren detras de ellas y las alcanzan)

Heather: Tontos vestidos victorianos.....

Emilie: ¡No respiro! (finge un desmayo, Heather sale corriendo mientras los caballeros están distraidos, ellos se dan cuenta y George corre detrás de ella)

Richard: Bueno...espero hayan disfrutado el capitulo...

2 comentarios:

  1. jajajajajajjajaja ya les habia dicho que eso de la firma me sacaba de onda XD jajajaja estuvo muy bueno como siempre .............. las amoo chicas me alegran la vida ♥♥

    ResponderEliminar
  2. me gusta demasiado esta historia!!!!! pero DEMASIADOOO!!! es tan genial!! y original!!!
    aayy!! la amoooooooo!!! *-*

    ResponderEliminar